24-11-2022 -

Postergan el veredicto por el asesinato de un policía quilmeño

Postergan el veredicto por el asesinato de un policía quilmeño

Uno de los dos acusados por el crimen de un Policía Federal y de un barrendero durante un asalto a un colectivo cometido en octubre de 2020 en el barrio porteño de Barracas, aseguró este miércoles que no tuvo “nada que ver con el hecho”, al pronunciar sus últimas palabras ante el tribunal que lo juzga, que resolvió posponer la lectura del veredicto hasta el 7 de diciembre próximo.

“Como declaré la primera vez, yo no tengo nada que ver con esto. No tengo nada más que decir. Yo sé por dentro que no tengo nada que ver”, dijo Cristian Ramón Vivas (43) ante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 7 porteño mediante una audiencia realizada por la plataforma virtual Zoom desde el penal porteño de Villa Devoto, donde está detenido.

Si bien para este miércoles estaba previsto que también pronunciara sus últimas palabras ante el TOC el otro acusado, Diego Gastón Guida (41), y luego se conociera el veredicto, esto se pospuso para el 7 de diciembre próximo.

Los acusados Guida y Vivas afrontan cargos por el delito de “doble homicidio agravado por haber sido cometido con un arma de fuego y criminis causae -matar para lograr la impunidad- y por haber sido perpetrado contra un oficial de la ley (en un caso), en perjuicio de efectivo de la Policía Federal Argentina (PFA) Esteban Nicolás Lagos (28) y del barrendero Juan Roberto Bonifacio (34), cometidos el 19 de octubre de 2020 durante un asalto a bordo de un colectivo de la línea 100.

El debate se lleva a cabo desde el 31 de agosto en el Palacio de Tribunales ubicado en la calle Talcahuano 550, de la ciudad de Buenos Aires, y está a cargo de los jueces Gustavo Alterini, Gabriel Vega y Gustavo Rofrano, del TOC.

Durante los alegatos, el fiscal del juicio, Oscar Ciruzzi, solicitó que los acusados sean condenados a prisión perpetua por del doble homicidio.

“No tengo ninguna duda respecto de que Guida y Vivas ascendieron (…) al colectivo con el designio de realizar un robo hacia los pasajeros, ambos sabían que Guida iba armado y deben responder por todo lo que pasó con esa arma de fuego”, expresó el fiscal.

A su vez, expuso las pruebas que fundamentan su pedido, entre ellas la declaración de testigos y del pasajero que fue tomado como “escudo humano” y que reconoció a Guida como quien lo agarró a la fuerza e inmediatamente después empezó a disparar contra el policía que estaba sentado en un asiento a mitad del colectivo y le dio la voz de alto.

Otras de las pruebas a las que aludió el fiscal son las surgidas del análisis y revisión de las cámaras de seguridad privadas y públicas ubicadas en la parada donde los imputados abordaron al colectivo y las que los toman al bajar del transporte para huir.

Sobre la pistola reglamentaria 9 milímetros robada al oficial Lagos durante el hecho, el representante del Ministerio Público dijo que es “un objeto preciado por la gente del hampa cuando va a robar”, tal como manifestaron los abogados de las familias de las víctimas, Corbacho y Fernando Lirman, quienes en su alegato consideraron que Vivas se apropió de ella “para asegurarse su impunidad y también la de Guida”.










 

No hay encuestas disponibles.